50 AÑOS EN GASTRONOMIA Y SERVICIOS EN EVENTOS

La ciudad de Mar del Plata cuenta con bellísimos lugares que llaman la atención de turistas y marplatenses, uno de los mas importantes es donde la Av. Colón se encuentra con Boulevard Marítimo, allí en ese punto, mirando a la Bahía Varese, está erigida desde 1929 la residencia Roque Suárez, Esta casona fue construida y diseñada por el Ingeniero Pintoresquista Alula Baldassarini.

En el año 1965, en la residencia Roque Suárez, nace para los marplatenses Restaurant Tio Curzio lo que se convertiría en uno de los lugares tradicionales y referentes de nuestra ciudad. Curzio Benedetti, un italiano inmigrante radicado en la ciudad escribió alguna vez… “Es una simple historia de amor y agradecimiento…” Se la contaré.

Allá por el año 1947, finalizada la Gran Guerra, llegamos Franca y yo, a estas tierras. Tierra de promisión, tierra de paz, tierra de trabajo!! Traíamos el pobre equipaje de los emigrantes… Poca cosa!!! Pero traíamos también todas las esperanzas, nuestra juventud, unos brazos fuertes y una voluntad férrea de lucha.

Y luchamos… trabajamos de sol a sol, nada nos detuvo… y nuestros esfuerzos, nuestro sacrificio, dieron sus frutos.

Cierto día, uno de esos tantos, en que paseaba mi nostalgia por la costa, divagando, perdida la mirada en el inmenso Atlántico, de pronto un cartel llamó mi atención. Me encontraba en Boulevard Marítimo y Colón, y admiré la hermosa arquitectura de esta construcción. Contemplé como se amalgamaba con la armonía panorámica costera. Y todo mi sentir ancestral de lo bello, afloró en este hijo de Sant Angelo in Vado. De pronto, comprendí que yo debía hacer “algo” por esta ciudad que tanto nos había dado… Sí!!! Debía impedir, al menos, que esta casa cayera bajo la piqueta demoledora, en aras del progreso!!! Y volvió a bullir en mi sangre ese algo más que traía en mi pobre equipaje de entonces… Y volví a la lucha!!!

Siempre contando con el apoyo y sostén incondicional de mi compañera de toda la vida, trabajamos noche y día, y con mis manos, sobre los mármoles y maderas traídas de mi tierra, quien sabe en qué época, creamos este RESTAURANT.

Y… esta es la simple historia del TIO CURZIO. Historia hecha de amor, agradecimiento de EMIGRANTES que un día ya lejano cruzaron el mar, en busca de nuevos horizontes.

Galería